Skip to the main content.
ÚNETE GRATIS
ÚNETE GRATIS

3 minuto leído

El Mandato de la Adaptación


Por Chris Colbert

 

A medida que el mundo cambia, nosotros también debemos hacerlo. 

 

En el cambiante entorno empresarial actual, la capacidad de adaptación se ha convertido en un requisito esencial para cualquier organización que aspire a un éxito sostenible e incluso a su supervivencia. Esto es especialmente cierto para las instituciones financieras. La Adaptación es la ley de la jungla digital.

 

Recientemente, Harvard Business Review proclamó que la adaptabilidad es la "nueva ventaja competitiva", y una encuesta de EY reveló que "150 ejecutivos del  C-Level consideraron que la adaptabilidad era una de las cinco habilidades que consideran necesarias para tener éxito en el futuro". Accenture, en su encuesta anual de LinkedIn, destacó que la adaptabilidad figura entre las cinco habilidades principales esenciales para el éxito.

 

La pregunta natural es cómo este nuevo imperativo de adaptabilidad organizacional se alinea, o incluso entra en conflicto, con el enfoque ya tradicional de Transformación Digital (TD) que siguen la mayoría de los bancos y empresas.


En su esencia, la TD implica el proceso de utilizar tecnologías y estrategias digitales para cambiar fundamentalmente la forma en que opera una organización, proporciona valor a sus clientes y alcanza sus objetivos comerciales. Implica la integración de tecnologías digitales en todos los aspectos de un negocio, incluyendo procesos, operaciones, productos, servicios e interacciones con el cliente.


El principio fundamental de la TD ha consistido en aprovechar diversas tecnologías como la computación en la nube, la Inteligencia Artificial (IA), el Machine Learning, el análisis de grandes volúmenes de datos, la Internet de las Cosas (IoT) y la automatización. Estas tecnologías se supone que permiten a las empresas optimizar operaciones, mejorar la eficiencia, potenciar las experiencias de los clientes y obtener una ventaja competitiva en la era digital.


O al menos, esa fue la idea original. Hasta 2023, se han invertido más de 7 billones de dólares en todo el mundo en esfuerzos de Transformación Digital por parte de bancos y empresas. Algunos han tenido éxito, pero la mayoría ha fallado, o en el mejor de los casos, ha logrado ganancias modestas. Por seductoras que hayan sido y sean las promesas de la TD, el concepto en sí mismo lleva consigo dos suposiciones defectuosas.

 

La primera es que la TD consiste exclusivamente en adoptar nuevas tecnologías.


Las tecnologías son simplemente herramientas. Si los usuarios de estas herramientas no están dispuestos a cambiar la forma en que las incorporan a su trabajo diario, las herramientas no funcionarán. La transformación digital siempre ha requerido una constante transformación humana. Y eso es realmente un llamado a la adaptabilidad. 


La segunda suposición defectuosa es que hay un estado final para la TD, un después.


Hace 2.000 años, el filósofo griego Heráclito dijo: "Lo único constante es el cambio". Sus palabras siguen siendo verdaderas. El ritmo y las demandas del cambio nunca disminuirán y, de hecho, solo se acelerarán. El ritmo frenético de cambio en nuestro mundo seguirán impactándonos a todos, presentando problemas, desafíos y oportunidades. La pandemia hizo que esa verdad fuera aún más evidente. Debemos mejorar tanto en responder al cambio como en anticiparnos a él.


Y eso nos lleva a la Adaptación: la necesidad/capacidad de cualquier entidad para responder continuamente a los cambios ambientales con el fin de asegurar su existencia continua.


La adaptación se refiere al proceso por el cual una especie u organismo se ajusta a su entorno a través de cambios genéticos en el tiempo. Es un concepto fundamental propuesto por el naturalista del siglo XIX Charles Darwin en su teoría de la evolución por selección natural. La adaptación permite a los organismos sobrevivir, reproducirse y transmitir sus rasgos ventajosos a las generaciones futuras, aumentando las posibilidades de supervivencia a largo plazo de la especie en entornos cambiantes. Darwin demostró que no son los organismos más fuertes los que sobreviven en la jungla (o los que tienen la tecnología más avanzada), sino aquellos que aprenden a adaptarse mejor y para siempre.


El mismo principio se aplica a los bancos y las empresas. La adaptación debe ser abrazada como la capacidad que tiene una organización para ajustarse y prosperar en respuesta a los cambios en su entorno interno y externo. Así como los organismos deben adaptarse a su entorno para asegurar su supervivencia, las organizaciones también deben adaptarse para seguir siendo competitivas, relevantes y exitosas en ecosistemas empresariales hiperdinámicos.


Desarrollar la capacidad adaptativa de una organización consiste en decodificar y recodificar su cultura, sus formas de trabajo, pensar, creer y actuar. Fundamentalmente, requiere cambiar la orientación completa de la empresa al modificar la forma en que se gestiona y cómo se siente trabajar en ella. En la mayoría de las organizaciones, ese cambio de orientación es de cerrado a abierto, de compartimentado a conectado y de desalineado a alineado. La clave está en la disección y redefinición, y lo más importante, en tener el coraje de abandonar creencias y formas heredadas.

 

Profundiza en el impacto de la Adaptación en la industria financiera en América Latina


En un ecosistema en constante cambio, con clientes y colaboradores que tienen nuevas necesidades y expectativas, y tecnologías emergentes que hasta hace poco parecían imposibles, la industria financiera de América Latina tiene por delante un año decisivo, en el que poder adaptarse estratégicamente será decisivo para el crecimiento de toda institución.


Para ayudarte a entender a fondo lo que está ocurriendo y cómo preparar tu camino adaptativo, hemos elaborado desde Fintech Americas un documento que reúne la visión de más de 40 líderes de la banca provenientes de distintos países de la región. 


Descárgalo ahora y obtén en exclusiva:

Reconocemos que la "Jungla Digital" se está volviendo cada vez más competitiva y desafiante, y consideramos que con los insights correctos y la orientación adecuada, navegar por ella no solo es posible, sino también una emocionante travesía de aprendizaje, evolución y adaptación.

 

DESCÁRGALO AHORA

 

El futuro vibrante de la Web3 en el ecosistema financiero de América Latina

El futuro vibrante de la Web3 en el ecosistema financiero de América Latina

La Web3 tuvo un 2023 muy duro. Entre el fiasco de FTX y el declive del interés en la realidad virtual, el año trajo un invierno cripto que llevó a...

Read More

2024 y más allá: Visiones de Ciberseguridad en la Industria Financiera de América Latina

La jungla digital puede ser un lugar peligroso a menos que estés preparado. En los últimos años, el riesgo ha crecido de manera exponencial para los...

Read More

Infraestructura Tecnológica: el motor invisible de la competitividad bancaria

Conforme la industria de servicios bancarios y financieros se vuelve cada vez más, si no totalmente, habilitada por la tecnología, resulta crucial...

Read More